Slideshow

Imagenes

Maratón de Castellón 2010

A falta de 2 km para meta, mi hermano me entrega la camiseta con el nombre de nuestro padre, ha sido uno de los momentos mas emotivos de mi vida desde su fallecimiento.

14 noviembre 2016

IV Dinomania Trail - Cinctorres

A veces me preguntan, porque corres? creo que vivir lo vivido este fin de semana sería una respuesta perfecta. Es cierto que hace unos años empecé para huir y evadirme, aunque fuera por unos minutos o horas, de mis “problemas” por llamarlo de algún modo, o analizándolo incluso podría decir que era para coger fuerzas y seguir afrontándolos, no lo se, pero correr me mantenía vivo y con ganas de seguir luchando día a día … ahora, después de muchos años y carreras, este deporte me devuelve todo lo que yo le entregué …
Hacía años que quería correr en Cinctorres, tiene una organización joven y con muchas ganas, y a parte me habían hablado muy bien del recorrido, por unos motivos u otros nunca había podido participar pero este año no habían excusas y me apunté.

Correr en Cinctorres suponía un riesgo para mi, por una parte 21 km, distancia que no se me da nada bien porque “la velocitat i el tocino no son compatibles” y yo estas carreras tan rápidas no son mi fuerte. Por otro lado Cinctorres me traía muchísimos recuerdos de mi infancia y las emociones estarían a flor de piel, y en Villafranca por ejemplo, me jugaron una mala pasada, … de hecho nada más entrar a las 8 a tomar un café ya me dijeron “tu eres Jordi el fill de Juniteta tat?” … todo empezó a fluir ...

La mañana era fría, llego junto a  Fran y Sonia  y pronto nos encontramos con Jessika y Sergi. Repetimos la rutina de siempre, recogida de dorsal, reencuentro con amigos  y a tomar un café antes del pistoletazo de salida.

Como os decía, esta carrera me daba un poco de miedo, y no sabía como afrontarla … de repente un día Jessika me comenta que quiere marcarse el objetivo de bajar de 3 horas … Fran por su parte, quiere salir rápido, está muy bien ahora mismo y quiere ver hasta que punto … yo no tengo ni idea, sigo dándole vueltas hasta que Jessika me dice “ajudam a baixar de 3 hores, fes de llebre”, la primera duda que tengo es si realmente yo bajaré de tres horas, pero me atrae la idea, si me concentro en marcar los ritmos de carrera tendré mi mente distraída y puede ser divertido … ACEPTO!!!

A las 9.30 dan la salida y Fran sale disparado (Sergi ni os lo cuento), Jessika y yo no dejamos que la euforia nos arrastre y salimos conservadores, los primeros km son de pista y no hay posibilidad de tapón así que no hace falta salir tan rápido … llevábamos los parciales que hizo ella el año pasado memorizados pero como siempre me ocurre, al km 2 ya no me acordaba de ninguno, así que decidimos ir por sensaciones y con un pequeño control sobre el crono. 

Yo me encontraba muy bien, y puesto que correr por pistas me gusta, empecé a tirar … a los pocos metros se nos unió Paula, con quien compartimos parte del recorrido, por desgracia se lesionó y aunque pudo terminar, ya no fue junto a nosotros. Los kilómetros iban pasando y en todo momento intentaba controlar los ritmos sin dejar de disfrutar del paisaje, debo decir que el recorrido a mi personalmente me encantó, me recordó mucho a las zonas por donde entrenamos en Xert y a parte, los colores del Otoño le daban un valor añadido … Jessika siempre unos metros por detrás me seguía (fuimos todo el rato distanciados para evitar la tentación de darle al palique y que aquella carrera nos hubiera costado muchas más horas) … antes del km 10 empiezo a dudar si aquello dará sus frutos, la verdad es que sin llegar a obsesionarme tenía mucha ilusión en “hacer de liebre” y quería que saliera bien, pero veía a Jessika agobiada intentando seguirme y mantener el mismo ritmo, ¿está realmente disfrutando? me preguntaba una y otra vez ... por suerte o por desgracia le ocurre como a mi, hasta que no llevamos más de una hora corriendo el cuerpo no coge ritmo y así ocurrió, prácticamente a partir del km 11-12 todo empezó a cambiar, la veía sonreír y eso me daba ánimos a mi para seguir corriendo en busca de la meta. Pero aún mejoró más, se nos ocurrió probar de, en las bajadas, pasar ella delante, ya que baja mucho más rápido que yo y entonces era yo quien debía seguirla, aquello dio sus frutos y poco a poco, kilómetro a kilómetro, petjada a petjada (que diuen a Moró) fuimos devorando kilómetros y arañando minutos respecto al crono del año pasado ... 

Llegamos a la última subida, sigo dudando de si bajaremos de 3 horas, ya que aunque hemos mejorado los parciales del año anterior, 10 min de mejora es mucho tiempo, la subida es dura, el primer tramo lo sorteamos bien, pero en el segundo empiezan a dar síntomas de cansancio los músculos ... Jessika se va quedando rezagada y a mi la presión empieza a pasarme factura ... no se si lo conseguiremos me digo a mi mismo ... llegamos a la cima y es aquí cuando nos dicen, que aunque hay algún desnivel, prácticamente los últimos 6 km son de bajada, llega Jessika, le paso el parte y le digo que esto solo lo puede arreglar ella ... se pone delante y empieza a tirar, yo no dejo que se detenga ni que mire el crono por nada del mundo, y me centro solo en seguirla, la bajada es larga, pero muy muy bonita, Cinctorres aparece y desaparece ante nuestros ojos, finalmente llegamos a sus calles ... la entrada es muy dura, pero estamos a unos metros de conseguirlo, ahora si, miro el crono, lo vamos a conseguir y se lo hago saber a Jessika, recorremos las calles de Cinctorres, me acuerdo de Laura a quien tengo muchísimas ganas de llamar y contarle que por fin había hecho una carrera de 21 km sin marearme ni que me ocurriera nada, pasamos por la plaza, me traslado por unos segundos varios años atrás, viendo los toros con mis padres y mi hermano, mis vecinos de Castellón, y todos sus amigos ... todo ha ido bien hoy, ha sido un gran día me digo a mi mismo ... última curva, lanzo el beso al cielo, hoy con más fuerza que nunca porque ha estado cerca y cojo de la mano a Jessika, ella me ve emocionado y me dice "per ell que no está y per la meua que lluita día a día, sub 3h Jordi, ho hem aconseguit" ... entramos en meta con 2 h 55 min y nos fundimos en un fuerte abrazo !!!!

Como ya viene siendo costumbre últimamente, me volvieron a entrevistar, pero esta vez solo me centré en felicitar a la organización por tener una carrera, para mi espectacular, a unos les parecerá técnica, para otros poco técnica ... para gustos colores dicen, yo me lo pasé genial, desde que llegué hasta que me fuí, por la carrera, el ambiente, la comida, los amigos y los recuerdos, así que sin dudarlo volveré a por eses Sub2:55 h  .. Jessika t´animes???

Podría estar horas escribiendo pero después me cuesta hasta a mi releerme, así que simplemente dar nuevamente la enhorabuena a toda la organización, felicitar a Fran por su tiempo y por su increible mejora desde que compartimos kilómetros, a Sergi, que aunque le odie por tener esa velocidad jejeje, le admiro, a Elena, que tras su podiun en Xert creo que le ha picado el bichito del running y con quien espero poder coincidir en muchísimas carreras, y por supuesto, a Jessika, simplemente te diré que hemos compartido muchos kilómetros las últimas semanas y me has demostrado que vives esto de un modo especial, que también lo necesitas para evadirte o coger impulso para seguir luchando, por eso acepté tu propuesta, no por querer mejorar tu tiempo ... por eso lo hemos conseguido, enhorabona Jessika, t´ho mereixes .... 

Nada más, agradecer a quienes estuvisteis en Cinctorres y pudimos compartir algún ratito de charla o de trote, a Paula y Diego, fue un placer conoceros, a la organización nuevamente por el trato que recibí, Kike por la entrevista y muy especialmente a Angel y Carlos (Alba se que no pudiste, sino no hubieras faltado) que no dejaron pasar la oportunidad de venir a verme y finalmente y si por ello más especial, a tí, que sabías lo que significaba correr en Cinctorres y no pudiste estar a mi lado en la salida o abrazarme en la meta, tú que respiraste tranquila cuando te dije que todo había ido bién ... tu que desde la distancia, trabajando esta vez, me diste la fuerza que necesitaba para tener lo que tuve ... UN GRAN DIA !!!

Sed felices ... 

03 octubre 2016

3 CIMS - Vilafamés.

UN MAL EJEMPLO !!

Tal vez no sea el titulo más adecuado para esta entrada de blog, pero pasadas 24 horas de la prueba, tumbado en el sofá, abrigado, con unas décimas de fiebre aún y un malestar generalizado que me ha impedido ir a trabajar, sigo sintiéndome mal, incluso diría avergonzado por lo que hice ayer.
La 3 cims no entraba en mi previsión de carreras, pero un grupo de los denominados "amigos" (desde el cariño), me prepararon una encerrona mediática en facebook, eso, unido a que los últimos entrenamientos largos habían salido bastante bien, terminaron de ser clave para acabar inscribiéndome a la prueba.
Todo empezaba a complicarse el sábado, empezaba a notar síntomas de anginas y aunque empecé con los medicamentos, los síntomas ya eran evidentes, tenia anginas y empezaba a perder el apetito. Fue tal la perdida, que me plantaba la mañana del domingo en Vilafamés con un vaso de zumo en el cuerpo, ya que la garganta apenas ingería la propia saliva. Iluso de mi, pensaba que a medida que avanzaría la mañana me encontraría mejor y ya comería en los avituallamientos ... pues eso, iluso de mi.
De la prueba no quiero extenderme, ya que no puedo ser muy objetivo con mis comentarios ya que lo pasé fatal y todo me parecía mal. Los primeros kilómetros todo fue fantástico, un ritmo comodo junto a Fran, tal como llevamos entrenando desde hace tiempo, él conocía parte de la prueba y me ponía en antecedentes sobre lo que nos esperaba. Las dos primeras cuestas las subimos bien, sin demasiados problemas y a buen ritmo, me gustó mucho la parte de la escalada de la segunda subida y al igual que en el tramo final de las antenas, un 10 para la organización por el apoyo y ayuda prestada. Lo dicho, en las antenas tampoco tuve mucha dificultad, mientras ascendía recordaba las de la MaBo y me preguntaba porque en muchas carreras, si hay antenas, esa imperiosa necesidad de llegar hasta ellas (en Xert hacemos lo mismo jiji).
A partir de ahí todo empezó a cambiar, llevábamos mucho camino hecho y me sorprendía el buen crono que habíamos empleado, pero la temperatura empezó a cambiar, dejamos de sudar por el exceso de humedad de los primeros km y ahora era el sol el que empezaba a golpear con fuerza, o eso me pareció a mi, porque por momentos empezaron unos extraños síntomas en mi cuerpo. Le hago saber a Fran que estoy vacio, que las piernas no tienen fuerzas y que sigo sin comer en los avituallamientos, me costó una eternidad ingerir un cuarto de plátano, voy pasando con geles y pastillas de sal, los calambres no aparecen, pero las ganas de seguir tampoco.
Llegamos a la base, de "l´últim cim", el Mollet, me hubiera gustado llevarme mejor recuerdo pero fue aquí, en plena subida, cuando, y no exagero, empecé a temer por mi salud. Mi cuerpo parecía que estuviera en llamas, literalmente ardía, y todo mi cuerpo era una fuente de sudor, estaba exhausto, se lo comento a Fran, necesito sentarme porque no soy capaz de avanzar, descansamos un momento, pero queremos seguir para al menos salir de aquella terrible e interminable subida. 
Ya no es que no me divierto, sino que lo estoy pasando realmente mal, había tenido experiencias en las que por culpa del cansancio las piernas no van, o que por culpa del calor tienes algún bajón, pero en aquellos momentos, no era amo de mi cuerpo, notaba como cada órgano se las apañaba para hacer su función, os lo aseguro, mal, lo pasé muy muy mal.
¿Porque no abandonamos? ... supongo que lo mas sensato sería responder, porque somos gilipollas, Fran no iba mucho mas entero, problemas estomacales y un sol de justicia le pasaron factura también, pero llegamos arriba y ya solo quedaban 6 km de falso llano hasta la meta, así que podíamos conseguirlo, entrar y intentar olvidar cuando antes todo esto.
Así fue, con 5 horas 45 minutos nos plantamos en meta y después nos dimos cuenta que el tiempo no estuvo nada mal para lo que había ocurrido, pero bueno, esta vez más que nunca borrón y cuenta nueva.
Y porque decía en el titulo que un mal ejemplo? muy sencillo, esto JAMÁS hay que hacerlo, JAMÁS!!! no soy quien para dar consejos, pero siempre he intentado compartir con quienes me consultan porque ven que llevo muchos años corriendo, experiencias, anécdotas y sugerencias, y aquí como se suele decir, no he predicado con el ejemplo. De hecho creo que Laura no me pegó la bronca porque sabe como vivo este hobby, y me vio tan avergonzado que creyó que era bastante tortura la que me estaba sometiendo yo mismo.
No, no se pueden hacer 30 km ni menos tampoco con problemas de salud, por la noche no he podido dormir por tener 39º de fiebre, la garganta cerrada y una deshidratación en el cuerpo terrible, mi cuerpo no ha sido capaz de combatir las anginas porque estaba vacío, y repito, llegue a temer por mi salud (no digo vida porque no quiero acojonar a nadie), 

Pero dejemos esta parte, pues como he dicho quiero borrarla rápidamente de mi memoria. No todo fue malo el domingo, independientemente de mi estado de salud (él ir finalmente a la carrera es culpa mía), quiero agradecer a Roberto, Jessika, Felipe, Estefanía y por supuesto a Fran, el que me prepararan la encerrona de #jordi3cims, fue una tontería pero me valió como excusa para finalmente participar. Y no lo digo por la carrera, ya veis que me fue como el culo, pero si que me sirvió para vivir nuevamente algo que hacía, no meses, años que no me ocurría. Reencontrarme con muchos, muchísimos amigos. Últimamente con las maratones y las ultras estaba desconectado de la carrera más popular y había perdido mucho contacto, nada más pisar Vilafamés, me di cuenta que nadie se había olvidado de mi, empecé a escuchar mi nombre, gente que me saludaba, abrazos, besos, la trencamoles ... Raul Puchol me nombraba por los altavoces, nombraba Xert nuevamente y aquello me emocionó, me recordó a mis inicios, cuando empecé a conocer a toda esa gente, que después de tanto tiempo, se acordaba y alegraba de verme. Y que decir de la llegada a meta, los mismos que he nombrado antes, nos esperaron a que termináramos Fran y yo para felicitarnos en persona, nadie se movió de la meta hasta que llegamos y lo celebramos juntos, Raúl me dió la oportunidad de hacer publicidad de la Trencamoles en una pequeña entrevista ... no cabía en mi, todo el dolor se esfumaba por momentos, estaba rodeado de amigos, amigos que ves cada x fines de semana en algún pueblo de la provincia, pero amigos de verdad... me hicisteis olvidar el dolor y volver a sentirme querido ... cabrones !!!

Siempre finalizo con agradecimientos, pero tal vez hoy sería muy largo el apartado, así que seré breve, gracias a todos los que entendéis este mundillo como yo, mundillo en el que la carrera no lo es todo, hay un antes, un durante y un después. Ese reencuentro previo, compartiendo nervios, esas risas mientras todo va bien durante la carrera y vaciles a tus amigos, y esa celebración con toda esa gente, que ni tan siquiera quiere saber que tiempo has hecho, sino que te ve en meta y ya tiene un motivo para felicitarte, abrazarte a pesar de estar empapado de sudor o compartir su satisfacción porque ha mejorado su tiempo del año pasado... tal vez muchos no lo entendéis, el resto saben para quienes son estos agradecimientos ... ya lo he dicho antes, me sentí querido y es el mejor premio que uno puede recibir.
No puedo olvidarme de Laura, que estuvo pendiente de mi estado en todo momento, sabía que iba con problemas y respetó, pero no la compartió, mi decisión de participar. Gracias por venir una vez mas a Meta, como vimos ayer en un reportaje, es muy triste llegar y que nadie te espere, yo aún no se cual es esa sensación ... t´stm.
Joder, al final me lio siempre, ya por último, dos líneas para alguien que me ha hecho cambiar el concepto que yo tenia de "me gusta entrenar solo", Fran, es la segunda vez que me metes en un lio, primero Andorra y ahora esta, así que solo puedo decirte una cosa: Gracias !!!!!

Nada más, próximo reto me gustaría que fuera Cinctorres, llevo años prometiendo que iría y aun no he cumplido mi promesa, así que espero no fallarles ... ahora a recuperar y sobre todo a cuidarse .. y por favor, no hagáis lo que hice yo, os lo digo de corazón.

PD: Que nadie se olvide que el 16 de Octubre os espero en el 5º Aniversario de la Trencamoles ... pasaré lista !!!

Sed felices, si queréis, se puede.



22 julio 2016

Marató dels Cims. (AUTV)

Aixi sí !!!

Tal vez muchos estáis esperando una crónica del Marató dels Cims, sería lo correcto, carrera terminada, carrera narrada. Pero la verdad es que ya me he saltado alguna que otra carrera sin escribir y es por un motivo muy simple, no tiene ningún sentido narrar como recorro x kilómetros, como subo una cima o como me alimento en un avituallamento, como he dormido la noche antes o cuantas horas me ha costado llegar a meta …Últimamente lo hacía y mis crónicas, para mi, no tenían ningún sentido.

La razón por la que he vuelto a sentarme frente al teclado es muy distinta. Hacía más de un año que había perdido la pasión por correr, cierto es que salía algunas veces, pero era más por inercia o porque alguien tiraba de mi, que por gusto. Eran diversas las excusas que siempre ponía para no hacerlo o hacerlo en solitario … supongo que correr había dejado de gustarme por mucho que me obligara a hacerlo.

Analizando, todo apunta a que fue tras la Estels del Sud el año pasado, en aquella ultra me lo pasé muy bien físicamente, pero acabé derrotado mentalmente … desde el km 30, hasta el 107, estuve vacío de ideas, vacío de pensamientos positivos, eran solo mis piernas y por supuesto mi compañero Borja el que hacía que siguiera adelante, aquello tuvo consecuencias … no tenía recursos propios, no tenía motivos para hacer lo que estaba haciendo … por lo tanto, no valía la pena correr, ¿que sentido tenía terminar una carrera si no la disfrutaba?

Hace apenas tres meses, Fran me propuso ir a Andorra, buscaba compañero para debutar en un maratón de montaña y me había elegido a mi. Le dije que sí, sabía de su ilusión y la pasión que pone en este deporte, no podía fallarle … pero me costó, me costó muchísimo ponerme al sitio. Seguían las excusas, hoy no salgo, hoy me quedo en Vinaròs que solo haré una horita, hoy prefiero ir solo que no me encuentro bien … poco a poco llegaron las tiradas largas de fin de semana y aquello me animó, me divertía con Fran subiendo al Turmell, almorzando en la Font Vella de Vallibona o recorriendo traks nuevos bajados del wikiloc. Empecé a motivarme mirando vídeos, estudiando el recorrido, leyendo crónicas, poco a poco todo volvía a ser como antes, empezaba a despertar verdadera curiosidad por aquella carrera. Y ya cuando subimos a entrenarla junto a Damián, me di cuenta que era la ocasión perfecta para volver, tenía el escenario, tenia compañeros, en definitiva, tenía motivos para volver a recuperar la pasión perdida.

Pero estaba incompleto, sabía que físicamente llegaba justito justito, ¿Qué pasará si me da un bajón? De que tiro? No puedo exigirle nada a Fran , bastante tiene con su debut .. no era suficiente, necesitaba algo más. Él? No lo se, como siempre, le dedico cada objetivo cumplido, él es la causa de estar en cada línea de salida, pero sabía si sería suficiente … fue entonces cuando, por causas del destino supongo, conocí a Celia, una niña con una de las denominadas “enfermedades raras”, conocía a su padre y le propuse colaborar entrando en meta con una camiseta de la asociación que han creado (http://www.asociacionmef2c.com/) para poder aportar mi/nuestro granito de arena a la causa. La idea le pareció genial y una sonrisa de Celia fue suficiente, ahora sí, el circulo se cerraba, no había motivo alguno para fallar, había que entrenar y subir a Andorra a por todas !!.

Así fue, conseguimos nuestro objetivo, Damián, 80 de la general, demostró que está a un nivel excepcional, por nuestra parte, Fran y yo nos dedicamos a terminar, Fran acabo su primer maratón de montaña muy contento y muy entero físicamente, y yo, pues como él, muy satisfecho por como había trascurrido la carrera, feliz por haberme divertido en cada uno de los kilómetros recorridos y con unas ganas terribles de volver a preparar otro reto.

Así es amigos, con unas ganas terribles de más y más kilómetros. No solo había recorrido 42.5 km, no solo había superado 3.000 mts de desnivel positivo, no , además de todo eso, lo había hecho divirtiéndome como lo hacía antes, conociendo gente nueva durante el viaje, haciendo amigos, ayudando a quienes lo necesitaban, y agradeciendo cada palabra de ánimo de quienes nos superaban, grabando un vídeo felicitando a Laura por nuestro tercer mes tras la boda y celebrando entre risas que me había acordado, emocionándome cuando estaba en la cima del Casamanya por tener a mi padre más cerca que nunca, por gritar “lo hemos conseguido Celia, va por ti” en la recta final y por fundirme en un abrazo a Fran tras la meta … todo volvía a ser como antes, volvía a sonreír y a disfrutar …en definitiva, volvía a vivir este deporte como siempre lo había vivido!!!

Ahora no se que haré, ya estoy meditando pasar al asfalto unos meses, seguir coleccionando medallas maratonianas para después volver a la montaña. Pienso mucho en la Estels del Sud, quiero volver, pero le tengo miedo, a veces me convenzo de repetirla para sacarme la espina, pero de nuevo veo el pozo al que me caí y el pensamiento se esfuma … a todo el mundo le digo que la Estels me debe una, hazme sufrir físicamente, pero no me hundas como lo hiciste … no se cuando será, pero nos volveremos a ver, y te prometo que voy a disfrutar cada paso, cada minuto, cada metro de desnivel que me ofrezcas, no se cuando, pero estoy convencido de que lo haré …

Toca pensar en otro objetivo, sin prisa y que sea para dentro de unos meses, porque conseguir un sueño no es solo cruzar una línea de meta, es disfrutar desde el preciso momento en que te propones hacerlo, es sentir pasión cada día que sales a entrenarlo, es alegrarte al ver tus progresos, es emocionarte al visualizar tu éxito semanas antes y es explotar de felicidad al conseguirlo … vuelvo a salir de viaje, te vienes??

Sed felices … 

05 mayo 2015

Ultra Trail Estels del Sud

Se puede llorar y reír en una ultra de 100 km !!!
Así titula uno de sus vídeos el gran Valentí Sanjuan y del que he querido copiar su afirmación porque creo que va perfecta a lo que dio de si la Ultra Trail Estels del Sud.

Tras ser finisher el año pasado de la CSP (Castelló-Penyagolosa), este año había decidido cambiar de aires, conocer nuevos parajes y aventurarme nuevamente en una prueba de este estilo.
Entre varias opciones me decanté por la Estels del Sud, pues conocía els "Estrets d´Arnes" y el "Parrisal de Beceit" y me parecían ya lugares increíbles. A ello se unía que algunos km del recorrido coincidían con la Fredes-Pauls que he realizado en dos ocasiones y también me parecía de una belleza especial ... pues bien, si aquello ya me parecía precioso a tramos, todo lo vivido este fin de semana ha sido mágico.

Llevaba desde Enero preparando la prueba, acumulando kilómetros, desniveles y horas y horas de entrenamiento. Había llegado el momento de que aquello diera sus frutos ...
Los segundos antes de la salida siempre tienen algo de especial también, me gusta mirar al resto de corredores, unos se hacen fotos, otros conversan y se desean suerte, pero la gran mayoría tiene la mirada perdida, notas como cada uno esta recordando el porqué está allí, que objetivo tiene, porque lo hace etc ... Durante unos segundos hice lo mismo, apagué la megafonía, eliminé al resto de corredores y empecé a rodearme de la gente que me apoyaba, de la gente que confiaba en mi, la que me había animado los días previos o durante todo el entrenamiento, me traje a Laura, a mi madre, a quien tenía muy claro que le iba a dedicar mi victoria (si lo conseguía) pues cuando yo llegara a meta ya sería domingo y por lo tanto el Día de la Madre y creo que era el mejor regalo que podría hacerle ... la ultra estaba a punto de comenzar y yo estaba preparado con todo mi equipo ...

A las 7 de la mañana daban la salida desde la Plaça de l´Esquirol en la cima del Mont Caro. Mi compañero de viaje, en esta ocasión Borja Llopis y yo estábamos dispuestos a vivir una experiencia única e irrepetible, como así debe ser cuando realizas una ultra, y el viaje empezaba con esas premisas muy muy claras.
Y así fue los primeros kilómetros, tal y como mandan los cánones de este mundillo, estábamos en la fase de exaltación, un subidón recorría mi cuerpo, Borja y yo no parábamos de hablar, de reír, bromear ... sabía que aquello tarde o temprano se acabaría, pero había que disfrutar de cada instante.
- el sufrimiento llegará, pero que coño, hasta entonces pasémoslo de p.madre me decía.

El primer tramo hasta Paüls es cómodo y corremos bastante, hay muy buen ambiente y pronto hacemos migas con más participantes. Fue en este tramo donde ocurrió algo que me llamó mucho la atención. Conocimos a Nuria, una chica del Trail Roquetes (club organizador) que nos explicó algunas claves del recorrido, nos dio algunos consejos y nos transmitió una energía increíble, pero la anécdota que me llamó la atención fue que al preguntarme de donde era y responder Xert, esperaba, como ha ocurrido en otras ocasiones y carreras, ese - ah de Xerta! y yo - nooo de Xert. Pero cual fue mi sorpresa cuando lo que me respondió fue - ah de Xert, pues ahí hacéis una carrera no? yo hace dos años que quiero ir pero por unas cosas u otras no he podido.
Zaska !! como t´has quedao !! Conoces la Trencamoles? - le dije, y me respondió que sí y que haría lo posible por venir este año. Borja le contó que yo formaba parte de la organización, mientras yo seguía atónito por lo ocurrido, no solo sabe que existe Xert, sino que además conoce la Trencamoles ... No pudimos seguirla durante mucho rato, a parte de ser la energía personalizada, llevaba un ritmo imposible para nosotros, pero nos marcó muchísimo los kilómetros compartidos.

Como decía, esta primera parte era cómoda dentro de lo que cabe, así que decidimos darle un poco mas de emoción, Borja se cayó doblándose seriamente el tobillo y como en esta ocasión no le dio bastante tensión al asunto, repitió en dos ocasiones mas. Yo por mi parte, agradecido de tanta belleza paisajística y aprovechando la presencia de un fotógrafo, aproveché para darle un beso al suelo, cual papa a su llegada a una nueva ciudad, por suerte la ostia solo tuvo consecuencias en la mano y en una de las piernas, sigo con los mismos dientes que tenía antes de la salida. Mas adelante, y antes de la entrada en Paüls, un servicio de ambulancia me curó la herida de la mano y pude continuar sin problemas; por su parte, el tobillo de Borja se iba recuperando constantemente, pero él insistía en doblárselo y así estuvo toda la prueba.

Paüls, son las 11 de la mañana y hace un sol de justicia, buscamos una sombra y nos tomamos el avituallamiento con calma, empiezo a notar que me cuesta comer y el tema del agua puede llegar a ser un problema. Al final, me obligo y como bastante y junto a los dos botellines de agua, añado uno de Powerade para ir alternando durante el siguiente tramo... nos advierten que llega Gilaberta.

Conocéis a Gilaberta, yo os cuento. Gilaberta es un producto de la naturaleza, con su belleza, su encanto y su cima a tomar por culo (perdonad la expresión pero estaba a tomar por culo). Pero hasta aquí no habría ningún problema, salvo que al ser humano se le hubiera ocurrido un dia crear una senda y subir a la susodicha cima y algún otro, que la Estels del Sud pasara por allí. Gilaberta es una subida muy dura, pero como eran los primeros kilómetros no tendriamos que haber tenido problema si no fuera porque a las 12 del mediodia estabamos a punto de superar los 30º, y como os podéis imaginar, nuestra amiga Gilaberta no tiene sombras !!! Y aún haré otra pregunta ... habéis probado el Powerade a 30º ? creo que con eso queda todo dicho ...
Fue una tortura, inhumano, una barbaridad subir aquello en aquellas condiciones. Para que os hagáis una idea, Borja y yo adelantábamos gente subiendo y mira que nosotros íbamos lentos.
Pronto me daría cuenta que íbamos a sufrir y muchísimo. Empiezo a notarme mareado, las piernas, la cara, los brazos me arden del sol y el sudor. Casi no me queda agua y estamos lejos del avituallamiento. La Ultra Estels del Sud, había empezado !!!

Conseguimos llegar a la cima, las vistas son espectaculares, Borja propone hacer una foto, yo le digo que una mierda, que quien quiera verlo que suba ... volvemos a reír, pero nuestra mirada ya no es la misma. Arnes esta muy lejos y esto de bonito solo tiene el paisaje.
Toca descender, es casi imposible hacerlo corriendo, mi cuerpo es una fuente de sudor, hay que llegar al avituallamiento de Les Roques de Benet como sea. Por suerte, toca cruzar un riachuelo, Borja aprovecha para doblarse el tobillo nuevamente (y siempre el mismo el muy animal!), así que aprovechamos para rellenar agua y refrescarnos. Junto a nosotros varios corredores hacen lo mismo, empezamos a escuchar por primera vez la palabra "abandono".

Cuando llegamos al avituallamiento de Les Roques de Benet nos lo confirman, llevamos 35 km y empiezan los abandonos en masa. Muchos se quedan aquí, otros ya no han llegado ... por delante 72 km de sufrimiento. Yo solo tengo ganas de llegar a Arnes, allí descansaremos un buen rato y con un poco de suerte el sol empezará a ceder. Desde aquí a Arnes, es bastante cómodo, llegamos a los Estrets d´Arnes, un lugar magnifico donde encontramos a mucha gente tomando el sol y bañándose, cuando nos ven nos animan con aplausos y saludos desde el agua ... me gustaría bañarme, pero estoy muy cansado por el sol y solo quiero llegar a Arnes.
La mochila está blanca, he bebido mucho, pero se que no lo suficiente, aún tengo la sensación de neblina y mareo que me provoca el sol y si paro a orinar, aquello parece oro líquido. Llevaba muy claras las condiciones en las que debía afrontar la prueba, beber y comer muchísimo, comer lo llevaba bien, beber ... fatal !!! Entre avituallamientos me terminaba toda el agua que llevaba pero no era suficiente, y lo pagué caro.

Finalmente llegamos a Arnes, nuevamente veo a Fernando, a Cristian y a Aritz que nos ayudan a rellenar y nos acercan comida para que podamos descansar. Es el kilómetro 46 y llevamos más de 9 horas de carrera ... estoy hecho polvo. De nuevo muchos corredores se quedan allí, deciden no continuar ... yo me dejo caer al suelo, empieza un baile de calambres por todo el cuerpo, miro a mi alrededor, la gente está sentada, la cabeza agachada y las manos sobre ella, exahustos ... pido ayuda para levantarme, necesito refrigerar todo el cuerpo, Fernando me ayuda y vamos a la fuente que hay junto al avituallamiento y prácticamente me ducho vestido. Después pido que me limpien la herida y me la vuelvan a tapar, ya que del sudor no queda nada de la primera cura ... el trato es inmejorable, tanto por los voluntarios como por los amigos y publico en general. Estoy vacío pero intento en todo momento responder con un gracias y una sonrisa, ya que eso provoca un efecto rebote y la gente se pone a aplaudirte y a animarte ... Hay que irse de Arnes, y llega la segunda de las subidas.

En este nuevo parcial hay 10 km bastante tranquilos, Borja y yo no dejamos de animarnos ... perdón, seamos sinceros, yo no tengo demasiadas ganas de nada, es Borja el que tira del carro, me habla, me hace reír .. pero yo no contesto, solo escucho. Encontramos a mas gente, y durante varios kilómetros el grupo es de 5, yo igual voy en cabeza que el último, no tengo ganas de hablar, no me apetece nada lo que estoy haciendo ... mis piernas caminan por inercia.

Me doy cuenta que mi cuerpo está muy tocado, el calor me ha dejado vacío y no hay forma de reflotarlo, debo tirar de cabeza, así que me aislo mentalmente, recuerdo párrafos del libro "corrent cap a l´impossible" d´Albert Jorquera (y que os aconsejo muchisimo), me pongo a repasar todos los entrenamientos, los sacrificios, la gente que confia en mi ... miro el móvil y leo los mensajes de animo de quienes están pendientes de mi ... hay que aprovechar hasta la última palabra de aliento recibida durante todos estos meses de preparación ... La palabra abandono aún no había aparecido en mi cabeza, pero tenía miedo de pensar en que condiciones afrontaría lo que nos quedaba por delante.

Llegamos al avituallamiento del Toll del Vidre, previo a la segunda gran subida, la Penyagalera. No voy a narrar como es, simplemente diré que es prima hermana de Gilaberta, para que os hagáis una idea. En el avituallamiento, como en todos, muy buen ambiente, los voluntarios animando, ayudando, no te dejaban ni abrir una botella de agua, lo hacían ellos, nos quitaban los camelbacks para rellenarlos y nos los metían de nuevo en la mochila ... increíble, de verdad.
Pero como en todos, había que dejar el buen rollo que allí había e ir en busca del siguiente, que ya sería Beceite.

En la subida Borja y yo nos distanciamos, le saqué unos metros de distancia y empecé el ascenso (no voy a dar mas explicaciones del motivo, simplemente después estuvimos recordando a Arale y la forma que tenían algunos de los personajes que allí salían). Me concentré y empecé a subir, sabía que eran varios kilómetros, no tenia a nadie por delante ni tampoco por detrás, era yo contra Penyagalera. Acorté la distancia de los pasos y empecé a distraer mi mente, en esta ocasión fue la boda de mi hermano que tendrá lugar en unos meses la que me tuvo entretenido durante muchísimos minutos y gracias a ello pude llegar a la cima mucho mejor de lo que me esperaba. También es cierto que el sol ya hacía rato que no calentaba y la temperatura era mucho mas agradable, aunque las piernas seguían acumulando sufrimiento ...

La bajada del Penyagalera es técnica, pero que coño, es una bajada. Es cierto que ya vamos con mucho cuidado, las piernas no responden igual y los reflejos están al 50%, pero lo dicho, es una bajada, y ahora las que sufren son las rodillas, el resto sobrevive como puede. El sol se esconde y el paisaje es un espectáculo, la belleza del momento es indescriptible ... tras el descenso unos kilómetros ya con el frontal encendido y llegamos a Beceite.... toca descansar !!!

Llegamos al pavellón, la gente nos mira sorprendida y la primera pregunta es:
-¿continuais o abandonáis? .
-Joder !! Tan mala cara hacemos? ... No no, rebentaos, pero continuamos ... vamos a cenar algo, Borja se quiere dar una ducha y en un rato tiramos para el siguiente avituallamiento.
-Imposible, tenéis 20 min, vamos a cerrar el control !!

En este mismo instante, una patada en los huevos no me hubiera hecho tanto daño.
- 20 min? Borja que? Yo estoy rebentado pero no quiero abandonar, creo ... tu mandas!!
- Continuamos !!
-Vale, nos cambiamos de ropa, cogemos algo de abrigo (la organización nos había traído a los participantes de la Ultra una bolsa que nosotros habíamos preparado para este punto), cogemos la comida y pasamos el control, después nos sentamos en algún sitio y comemos tranquilos ...

Nuevamente Fernando, Cristian y el incombustible Aritz nos ayudan a preparar la pasta, rellenar bebida, cambiarnos de ropa etc ... La organización, así como los que terminaban allí su prueba (Half), al ver nuestro interés en intentarlo,  nos echan también una mano para que no perdamos tiempo y nos informan de lo que tenemos por delante, repito, el trato inmejorable.
Llegamos a la plaza de Beceite, hay muchísima gente, es la meta de la Half, la gente aplaude pero al ver que nuestro dorsal es diferente y que llevamos en la mano un tupper de macarrones intuyen que vamos a por la Ultra muchos se ponen de pie, a gritar, a animar ... aún se me pone la piel de gallina al recordarlo.
Salimos de la plaza y buscamos un lugar para cenar con calma ... llega la organización, son los voluntarios que van recogiendo cintas (la escoba) y nos advierten que hay que largarse. Es en este momento cuando realmente me planteo abandonar, fue el único, pero aquí tuve mis dudas. Sabía que si salíamos de Beceite había que llegar a meta si o si, pero sin haber descansado, con la escoba detrás y con 2.000 metros de positivo por delante, me hicieron replantear el continuar o no. Por suerte no estaba solo, y un empujón de Borja fue el que me hizo comprender que no habíamos venido aquí para rendirnos, sino que había que intentarlo mientras hubiera la más mínima esperanza de conseguirlo. Fue entonces cuando me vino a la mente uno de los discursos que a veces escucho y modifico a mi manera para motivarme y es cuando en Braveheart el tio Wallace dice aquello similar a "si abandono, en un rato estaré en casa, tumbado en el sofá descansando, pero en unos días, en apenas una semana, daría lo que fuera por volver a este punto, daría lo que fuera por una segunda oportunidad de volver aquí y seguir avanzando hasta la puta meta !!!

Al ver nuestro estado y el tupper en la mano por abrir, se solidarizan y nos dan mas tiempo, nos permiten cenar tranquilos y después junto a los dos últimos participantes que han conseguido pasar el control dentro de tiempo, emprendemos la marcha hacia el siguiente.

Tomamos dirección al Parrisal, otro lugar con un encanto especial, pero es de noche, el cansancio es extremo y la luz del frontal, aunque enorme, ya no distingue nada de entre la oscuridad. Borja sigue tirando del carro, yo con mis altibajos le sigo. Tras el avituallamiento del Parrisal, yo ya conozco lo que tenemos por delante, hace unas semanas vine a entrenar esta parte junto a Estefania y sabía que nos deparaban los kilómetros restantes. Borja desconoce la variante, así que ahora me toca a mi, me encuentro mejor, más animado, el Enantyum que nos ha dado otro participante (perdoname, no recuerdo tu nombre, pero fuiste nuestro salvador) ha cesado el dolor de la pierna por la caida y la pasta, los geles y los isotónicos preparados por Borja empiezan a centrifugar y poner el cuerpo en estado óptimo para otra durísima subida. Hay que llegar al Corral del Quinto, repito una y otra vez mientras ascendemos, después ya está Borja, después ya estaaaa !!!
La subida es durísima a estas alturas, pero no paramos en ningún momento, el ritmo es lento pero yo delante, en esta ocasión, y Borja siguiendome vamos avanzando metros ... finalmente un resplandor se ve a lo lejos, y cuando divisan nuestros frontales diversos aplausos y gritos de animo nos dan la bienvenida. Llegamos nuevamente con una sonrisa, hay que corresponder con buena cara a quienes llevan toda la noche esperándonos, nos sentamos, nuevamente nos comemos un tupper de pasta y sin despreciar ni lo más mínimo a ninguno de los otros puntos de control y avituallamiento, creo que en este fue en el que más me divertí. Tal vez por el cansancio, por las tonterías que llegamos a decir y por el buen rollo de los allí presentes fue una autentica pasada. Es más, incluso uno de los voluntarios me reparó uno de los palos, ya que anteriormente me había vuelto a caer y esta ocasión había doblado uno de los bastones. 

Cada vez queda menos, el agotamiento es extremo, pero si no me abro la cabeza se que voy a llegar, dentro o fuera de crono, pero voy a llegar. Una vertiginosa bajada nos lleva hasta el Rio Matarranya. Por un momento imaginaros, de noche, grandes rocas, el agua discurriendo entre ellas, solo su sonido rompe el silencio y en medio de aquello, dos luces en busca de cintas de marcaje. Fue otro momento mágico, pero por desgracia muy difícil de narrar. Después de sortear con éxito el Matarranya, tomamos ya dirección hacia Font Ferrera, había que llegar antes de las 6 de la mañana, si pasábamos el control ya nada podía impedir que lo consiguiéramos ...
Sobre las 5.30 llegamos al control, los voluntarios nos felicitan tanto por la valentía como por la cara que hacemos.
-Aunque no os lo creáis nos lo estamos pasando de puta madre - Les decimos.
Volvemos a comer un poco, rellenarmos pero ya no nos entretenemos demasiado, empiezo a tener sueño, tal vez los enantyums empiezan a relajarme mas de la cuenta. Borja esta en un estado similar, los atibajos son continuos, pero ahora ya hay ganas de llegar, sabemos que serán de 4 a 5 las horas que tenemos por delante, pero ya vamos descontando los últimos kilómetros y esto debe animarnos.

A partir de aquí la verdad es que de bonita la ultra solo tuvo el paisaje, los pies me ardían cada vez que pisaba una piedra, estaba harto de llevar el frontal en la cabeza y no hacia más que mirar a ver si clareaba ya el día, Borja y yo apenas conversamos ... centramos lo poco que queda en avanzar, no dejar en ningún momento de avanzar....
Sale el sol, ahora de romántico ya no tiene nada, podemos guardar los frontales y volver a la manga corta y me temo que volveremos a padecer calor en la última de las subidas ... Queda solo un avituallamiento, Casetes Velles, pero no hay forma humana de llegar hasta él ... los kilómetros se hacen eternos y las horas van pasando. No sabemos si llevamos a nadie delante, si por detrás han continuado los otros dos participantes, si en Caro hay alguien o se han largado todos a dormir ... la sensación de soledad es terrible.
Le voy contando a Borja historias de la Fredes-Pauls que transcurre por donde vamos en ese momento, él me cuenta un chiste, a ratos nos abrazamos al grito de "lo vamos a conseguir", volvemos a la soledad y el silencio ... las idas y venidas son constantes.
Finalmente llegamos a Casetes Velles, allí veo al presi del Trail Roquetes, que al igual que el resto del club y organización se ha portado espectacularmente bien conmigo, última toma de contacto con la vida humana antes de meta, viene lo que puede ser la peor parte de la carrera, la subida a Pallers, pero ahora sí, es la última y aunque sea clavando los dientes en la piedra, la vamos a subir.
Tras Casetes Velles, varios kilómetros de pista en descenso nos permiten descansar un poco las piernas, observar nuevamente el paisaje y autoconvencernos de que estamos a nada de conseguirlo ... ah!! y de ver al pato Donald, unos lo llaman alucinaciones, yo os juro que lo vi ... cada uno que piense lo que quiera....

Llega Pallers, al principio varios toboganes dan buena nota de que las piernas están muy muy doloridas a estas alturas ya, pero los sorteamos con bastante soltura. Finalmente llegamos a la última subida, advierto a Borja, él baja la cabeza y toma distancia delante, yo a unos metros le sigo, lento pero constante, solo interrumpiendo el avance para beber repetidamente. A la hora y pico de ascenso escucho un suave y delicado "creo que esto ya esta" ... llego exahusto, asiento con la cabeza, cojo aire i grito "Siiiiiiiiiiiiii, mamaaaaaa que ya voooooooyyyyyyy!!!!
Esto está a punto de finalizar, toca bajar, vamos muy despacio por miedo a caer, las piernas fallan, el celebro ya no manda ordenes de ningún tipo, cada músculo baila a su son ... 
Al rato, una larga y asfaltada carretera nos da la bienvenida, ya esta Borja le digo, ya está ... nos cruzamos con vehículos que nos miran atónitos, saco el móvil del bolsillo y empiezo a enviar mensajes advirtiendo que en 1 km estamos en meta, rondaremos las 28 horas, pero el tiempo da igual, lo vamos a conseguir, volveremos a ser personas normales, logrando retos extraordinarios...

Apenas 300 mts antes, nos cruzamos con un gran grupo que sale ahora para hacer una excursión, nos dan la mano, nos aplauden, nos felicitan; es en este punto cuando me doy cuenta de lo que hemos conseguido y con los pelos de punta empiezo a derramar lágrimas. 

Ya vemos las vallas, se oye música, la gente nos ve y se ponen a gritar y a aplaudir, nos abrazamos para entrar juntos a la línea de meta, no quiero correr, quiero disfrutar de cada milésima de segundo de ese instante. No esperaba tantísima gente, somos prácticamente los últimos y el recibimiento es de haber ganado la carrera, hay admiración en sus miradas, todos sonríen y por un momento dejamos de ser dos anónimos mas para ser Borja y Jordi, veo a Laura y a mi madre al otro lado del crono ... no tengo palabras, no se como narrar aquello... Somos finishers !!!!

Me abrazo nuevamente a Borja, y después busco a  Laura para fundirme en un beso con ella, detrás mi madre no sabe si reír o llorar, espera su momento para abrazarme, me voy a hacia ella y le digo que se lo dedico a ella y a todas las madres en general, que es 3 de Mayo día de la madre y que a la mía la quiero muchísimo ... vuelvo a Laura y me quedo abrazado a ella durante varios minutos ... ho he tornat a aconseguir vida, ho he tornat a aconseguir ....

-------------------------------------------

Se que la narración ha sido demasiada extensa, y aún así seguro que me he dejado decenas de anécdotas, pero 28 horas de carrera dan para esto y muchísimo mas.
Ya solo me quedan los agradecimientos y esta vez no vale dar las gracias a todos y ya está. Si que quiero generalizar si me lo permitis a todos los que me disteis vuestro apoyo en las redes sociales y vía móvil; aunque no os lo parezca, significa muchísimo para mi, y todos esos mensajes los estuve leyendo en algún punto del recorrido, no quería fallarme a mi mismo por supuesto, pero tampoco quería fallaros a vosotros ... Así mismo, a todos los que me habéis felicitado tras conseguirlo, es un gustazo ver que tanta gente te quiere, o que al menos se molesta en seguirte o se alegra de que lo hayas conseguido... no es que uno se sienta importante, ni mucho menos, pero si que se por unos días, salimos del anonimato y nos convertimos en alguien, y eso, lo creáis o no, es algo increíble.
Ahora vamos con la organización, ¿que decir que no hayamos dicho en persona o a través de las redes sociales?. Resumiré este punto, marcaje, el adecuado, avituallamientos completos unos y completísimos otros (cascarte tres tuppers de macarrones en una misma carrera no es para pasarlo desapercibido), el recorrido es-pec-ta-cu-lar, pero me quedo con otro detalle, y seguramente mi compañero Borja coincidirá conmigo, la organización y los voluntarios; llegar a los avituallamientos era una puta fiesta; vale que nosotros aportábamos nuestro granito de tontería y tal, pero es que a mi no me habían tratado jamás como lo hicisteis vosotros. Llegas, te tiras al suelo porque estas rebentado, se acerca un voluntario, te coje los botellines, te los rellena, te los vuelve a poner en la mochila, te prepara el sandwich de pavo y queso.... pero esto que esssssss!!! yo me quedo aquíiiiiii !!! pero es que además no fué en uno o dos, sino en todos los avituallamientos; el buen rollo, los ánimos y lo que disfrutaba aquella gente fuera la hora que fuera y en las condiciones que fuera, aquello no era normal. Particularmente quiero agradecer al presidente del Trail Roquetes, Albert Segura el trato hacia a mi ya desde unas semanas antes de la prueba, resolviendo mis dudas, incluso molestandose en llevarnos el día del entrenamiento desde Caro hasta Beceite; y no puedo pasar por alto a Ramón Morató, que sin conocerlo, me estuvo dando caña por el facebook y fue un placer conocerlo en persona. Sois una gente increíble, cuidad a todos esos voluntarios y socios del Trail Roquetes porque tenéis diamantes en bruto con vosotros.
No se si me olvido de alguien, tal vez debería nombrar a un tal Borja Llopis, dicen que también lo consiguió ... cojonudo, seguro que le dio la paliza a alguien durante toda la ultra. Borja tio, eres una puta máquina !!!  Que quieres que te diga? Gracias? y que consigo con eso? nada ... nada porque con eso no llego ni a la mitad de todo lo que te diría y te dije en su momento. Tiraste de mi en todo momento, tuve muchísimos mas bajones que tu y me costó muchísimo salir de esos pozos en los que me caía pero ahí estuviste tu en todo momento, distrayéndome y arrancando sonrisas cuando más lo necesitaba. Supongo que en muchos momentos no fui un buen compañero de viaje, pero había entrenado esta ultra prácticamente solo y en momentos de flaqueza prefería entrar en mi mundo y que fuera él el que me devolviera las ganas de continuar. Supongo que por momentos te sentirías solo, y por ello te pido disculpas, pero durante la carrera necesitaba mis momentos, profundizar en mis pensamientos, distraerme y jugar con ellos porque sabía que solo así sería capaz de sacar esto adelante. Pero, coño, ha sido una pasada compartir esta ultra contigo, lo pasamos genial mientras hubo fuerzas y batería en la go-pro y lo pasamos fatal cuando no había ni batería en la cámara ni en nuestro demacrado cuerpo ... pero que es un ultra si no eso... reímos a la salida y lloramos llegando a meta, eso es disfrutar una ultra trail de más de 100 km y disfrutarla contigo ha sido una locura !!! Y no sigo que al final te querrás casar conmigo de verdad ja ja ja ja !!!.

No puedo olvidarme de Laura, por su apoyo y principalmente, porque como siempre me SOPORTÓ durante la semana previa a la prueba.

Y ya ahora sí y termino, quería nombrar a alguien más, a alguien que se que lo pasó también realmente mal desde el momento en que le mandé un mensaje diciendo que estaba en el km 35 y no tenía más ganas de correr, alguien que me pidió por favor que lo intentara hasta el último suspiro, mandándome mensajes de madrugada, calculando por donde iría y diciéndome que estaba a punto de llorar sin estar allí sufriendo con nosotros. No pudiste estar en la línea de salida, pero te aseguro que para mi, formaste parte de este nuevo reto, porque también era tu sueño, y un trocito del éxito es tuyo.

Nada más, pediros lo de siempre ... sed felices!!!

"Un amigo dijo una vez, la vida es como una carrera de montaña, va por sensaciones... tal vez no estaba tan equivocado. No se una carrera de montaña, pero tal vez una ultra trail tenga mucho sentido. Tuve muchos altibajos, muchísimos, pero era tan sencillo como concentrarse, relajarse, dejar que todo fluyera y volver a sonreír y continuar adelante; tal vez si lo hacemos en el día a día, cuando tengamos esos altibajos, conseguiremos también metas, a simple vista, inalcanzables ..."

De todo corazón, gracias a tod@s ...

09 abril 2015

Half Trail Muntanyes Costa Daurada

Al igual que en entradas anteriores, he dejado pasar bastante tiempo en escribir, pues últimamente ya no estoy tan animado a narrar mis hazañas en este mundillo, pero como el menda tiene la misma memoria que Dori en "Buscando a Nemo", supongo que dentro de un tiempo agradeceré el esfuerzo y será agradable releer lo que uno es capaz de hacer cuando se lo propone ... así que pongámonos a ello.

Desde principio de año le había tirado el ojo a esta prueba, ya que no participaría en la edición de este año de la MaBo, esta la había tomado como su posible sustituta para el mes de Marzo. A medida que pasaron las semanas tomé la decisión de no participar, ya que no me veía en un estado de forma óptimo para ello, pero sabiendo en que apenas 3 semanas tenía la Ultra de 107 km, pensé que sería una muy buena ocasión para hacer un análisis de mi estado de forma, tanto físico como mental, así que decidí estar en la salida de la Half Trail Muntanyes Costa Daurada.

Tras la recogida en Reus del dorsal y bolsa del corredor el dia anterior, el sábado me fui hasta la localidad de Vilaplana, junto a Laura y Teresa que me seguirían por las diferentes localidades por las que transcurría la prueba.

No somos mucha gente, sobre los 180 tomamos la salida creo y pronto me doy cuenta que el grueso de los participantes sale con mucha tranquilidad, la gran mayoria repite y si el perfil es correcto, pronto nos pondrá a cada uno en su sitio. Salgo de los últimos, esta carrera es solo una prueba para ver el estado físico y vengo solo con esa intención y la de volver a divertirme practicando este deporte. Estoy en lo cierto, tras un primer kilometro por la localidad, una estrecha senda empieza a ascender y a hacerme empezar a sudar ... vamos en busca de La Mussara. Todo el mundo hablaba de esta cima, y no es para menos, 600 metros de desnivel positivo nada mas empezar. 
Por mi parte, al salir de los últimos no tengo presión por detrás y me tomo la subida con calma, disfrutando de sus vistas y controlando en todo momento el esfuerzo en la ascensión. Llevo los bastones, pero no los utilizo puesto que vamos en fila un pequeño grupo y creo que va a ser mas molesto que beneficioso.
Corono La Mussara (foto), las vistas son espectaculares, me detengo a inmortalizar el momento y salgo disparado en busca del refugio donde se encuentra el avituallamiento y puedo ver a Laura. No me entretengo demasiado, hasta Albiol (km 12), hay muchos kilómetros de bajada y el resto bastante asequible; disfruto mucho corriendo en esta zona y aunque el terreno es muy pedregoso, me lo paso genial durante este tramo. 
Albiol, nuevo avituallamiento y reencuentro con Laura y Teresa, estoy un ratito mas, le cuento a Laura como voy, las perspectivas y le aconsejo que se vayan deteniendo con el coche cuando puedan porque la zona es un espectáculo para los sentidos. No es que haya corrido muchas carreras, pero hasta el momento, el paisaje de esta creo que se lleva el primer puesto en cuento a belleza. Y aún no había visto nada, tras Albiol una fuerte bajada nos llevará hasta el Mas de Forés, otra zona recreativa espectacular, llena de gente que ha ido con la familia a desconectar y de buen seguro que lo habrán echo, me pareció un rincón maravilloso.
Se acaba lo bueno, el avituallamiento de Mas de Fores es el punto mas bajo de toda la prueba, a partir de aquí empieza otra carrera. El primer mini objetivo a partir de ahora es llegar a la localidad de Mont-ral, donde un nuevo avituallamiento y la visita de Laura me ayudará a seguir, estaré en el ecuador de la prueba.
Llego a Mont-ral bastante entero, pero han pasado ya 4 h 30 min, las horas no me preocupan, para ello creo que estoy preparado, pero las piernas empiezan a notar la acumulación de desnivel. 
Tras reponer fuerzas el recorrido sigue en ascenso y pronto llegaré al punto de inflexión de la ultra. 

A esta prueba me presentaba solo, y ya puestos tomé la decisión de hacerla en solitario, es decir, intentar evitar grupos de corredores o entablar excesivas conversaciones con compañeros ya que en un principio la Ultra Estels del Sud también la iba a realizar solo (finalmente tendré compañía) y quería estar el mayor número de horas posibles corriendo en soledad para prepararme para ese 2 de Mayo.

Bien, tras este inciso, narro el porque del punto de inflexión ... debía rondar el km 27 y 5 horas de carrera, hacía rato que la cabeza no estaba por la labor de empujar y a ello se unió un bajón físico de "para y no te menees", las piernas empezaron a pesarme, en ese momento a mi alrededor solo veía arboles, nada que me llamara la atención para distraer la mente pensando "que bonito esto, a ver si llego hasta allí porque las vistas deben molar ..." nada de nada, bajón pero bajón bajón ... estoy candado, no tengo ganas de correr, y la cabeza mucho menos que yo.
Voy solo, nadie a quien seguir ni nadie que me siga, me desabrocho la mochila, la dejo caer al suelo y me siento en una piedra, dos minutos, me relajo, analizo mi situación, me recuerdo que he venido aquí a divertirme y me grabo a fuego en la frente que momentos como estos voy a tener muchos en la Estels, y que si a la primera me rindo, estoy jodido ... este razonamiento despierta algo en mi interior, es cierto, que paso en el maratón de Castellón? no estaba cansado y seguí corriendo, y en la CSP? no estabas hasta los mismísimos y fuiste capaz de seguir divirtiéndote y entrar en meta ... 
Mi cabeza empieza a argumentar uno tras otro, decenas de motivos por los que levantar el culo y seguir corriendo, seguir luchando ... fue un momento especial, mágico ... cojo un trozo de romero, lo froto entre mis manos, lo huelo (es un gesto que hago muchísimas veces corriendo por Xert), me levanto y echo a correr ... creo que es con el acto, situación, sensación o como lo queráis denominar con la que me quedo de toda la prueba, esa fuerza mental para seguir adelante y hacerlo tal y como lo hice, y es que sin ningún tipo de presión hice los 20 km restantes, con un tiempo mucho menor al esperado y lo mas importante, disfrutando muchísimo de cada zancada. Todo se volvió de cara, me encontraba genial, el paisaje volvía a ser increíble, sendas corredoras y subidas duras en las que aferrado a los bastones ascendia una tras otra ... genial, creo que han sido los 20 km mas divertidos anímicamente que he vivido nunca.

Me encontraba muy bien por lo que no me entretuve demasiado en los avituallamientos que quedaban, saludaba a Laura y Teresa, nos interesábamos mutuamente (ellas tuvieron su particular ultra por aquellas carreteras) y en Capafons ya me despedía con una sonrisa y aquella frase que llevaba horas esperando decir "lo voy a conseguir". 
Quedan 12 km i algo mas de 600 mts todavía, y el sol ya nos ha dejado hace un rato, acelero todo lo que puedo en las bajadas y llanos para aprovechar todo lo que puedo la luz natural, pero es inevitable tener que parar a sacar el frontal. Antes de ello, pienso en mi madre, está en Xert y seguro que lo esta pasando mal a la espera de recibir noticias, así que decido sacar el teléfono de la mochila, escasea la cobertura, pero consigo escucharla, "-mama, estate tranquila, estic molt propet de meta, només arribo t´avisare pero ho conseguiré. Un beset molt gran mama-" ... me emociono ...

En este punto si que nos reagrupamos tres participantes, nos separan 15 - 20 mts el uno del otro pero sin decirnos nada, comprendemos que lo mejor es mantener el ritmo y el tridente. En este tramo hay varios km de pista por lo que corremos lo que las piernas nos permiten tras 8 horas de carrera, y finalmente entramos en la senda que tras su descenso nos llevará hasta Prades. Como puedo le mando un wass a Laura, "vida, 15-20 min y estoy ahí", tengo las piernas cansadas, pero ya nada importa, son los últimos kilómetros, ya no quedan subidas, las piedras van dejando paso al asfalto, estoy entrando en Prades, llevo rato sonriendo, saltando cuando el terreno me lo permite, levantando los brazos o lanzando puñetazos al aire sacando la rabia que llevaba acumulada por miedo a no conseguirlo ... llegan los primeros aplausos y felicitaciones de corredores que van en busca de la ducha, se oye la música de meta, esto ya está, Laura y Teresa se ponen a aplaudir y a gritar, el publico que hay en la plaza se contagia del subidón y arrancan a aplaudir también, entro en la zona vallada, le dejo los bastones y el frontal a Teresa y cojo a Laura de la mano, hacía horas que había decidido entrar con ella en meta ('no tingues vergonya que açi no ens coneix ni ningú ...´) ... 

Cruzamos el arco de meta, suena el chip al paso por la alfombra, el crono marca 8 horas 45 min, abrazo a Laura, ahora si que me doy cuenta que estoy cansado, pero feliz, muy muy feliz de volver a ser finisher de una carrera de larga distancia.

Como muchos sabréis tuve mis desavenencias con la organización por cierto aspectos que ya nombré y ahora no vienen a cuento recordarlos, por eso no he querido tratarlos aquí. He narrado lo que fue mi carrera tal como la viví física y anímicamente y en relación al "análisis" que quería hacer de cara a la gran prueba del 2 de Mayo y debo decir que salí muy contento y reforzado por como había ido todo, de menos a mas y superando un tremendo bajón a mitad de la carrera. 

Quiero agradecer como siempre a Laura y Teresa que siempre que pueden están ahí, corriendo tras de mi con la bolsa de avituallamiento personalizado y con esa preocupación cada vez que ven a corredores que abandonan o llegan con la cara desfigurada por la dureza ... (por suerte siempre guardo algo de fuerzas para entrar con una sonrisa a meta). Así como a quienes me seguisteis por el facebook, felicitasteis y demás. 

Resumiendo, carrera muy recomendable por el recorrido, de hecho no descarto en próximas ediciones hacer la completa de 90 km ya que me llamó muchísimo la atención los senderos, paisajes y lugares por los que trascurrió la que yo realicé. Termino muy contento con el resultado tanto por el tiempo realizado (puesto 80 en 8 h 45min) como por como fue todo y el estado en el que llegué y sobretodo por volver a disfrutar como hacia tiempo que no lo hacía en una carrera.

Ahora a pensar en el gran objetivo de la temporada (al menos de momento): 107 Km Ultra Trail Estels del Sud.

Se que es dificil de entender que alguien pueda divertirse por correr durante 8-10 o hasta las 28 horas que nos costó terminar la CSP, es raro que alguien tenga ganas de llamar a su madre en medio de una carrera para mandarle un beso o que le de importancia a frotarse las manos con romero y olerlas mientras observas las vistas a 1.500 mts de altura. Esta afición, según como la vives, tiene algo especial, tan inexplicable como incomprensible ... tal vez por eso sea especial ... 

Gracias por perder unos minutos en leer esta nueva hazaña, y ya que has llegado hasta aquí, recuerda:

Sed Felices !!!!

18 diciembre 2014

Un 2014 de ensueño !!!

No tengo nada claro como comenzar esta nueva entrada, pues la verdad es que como decía meses atrás, ya no siento aquel deseo inexorable de explicar todo lo que hago o me ocurre durante una carrera, pero cuando decides dejar de escribir, alguien te recuerda que está esperando tu crónica o simplemente te dice que le gusta como escribes y que por favor, no deje de hacerlo … así que esperas a estar un día inmerso en la monotonía, para aprovechar unos minutos de evasión y transmitir tus sentimientos y pasión por esta extraña afición. Y ese día llegó.

No voy a detenerme en narrar mi última hazaña, el Maratón de Castellón, mi segunda gran prueba de asfalto en apenas 3 meses y con un resultado muchísimo mejor de lo esperado. 3 horas y 53 minutos que me saben a gloria finalizando un 2014 que supongo que guardaré (mientras mi memoria me lo permita) como uno de mis mejores años, deportivamente hablando.

Sí, el maratón fue genial, llegaba muy motivado tras una Media Maratón, tres semanas antes en la que también batía mi mejor marca en la media distancia con un tiempo de 1h 46 min y habiéndomelo pasado genial durante cada uno de esos 21.097 metros. Pero como siempre ocurre en estos casos, las dos últimas semanas previas al maratón empezó una batalla psicológica sobre si estaba o no preparado para hacer de nuevo un maratón, y lo más importante, ir a buscar mejorar mi propia marca y claro, con todo ello, pues llegué al día de la carrera inmerso en un mar de dudas. 
La carrera en sí, pues ya os podéis imaginar, 42 kilómetros de puro y duro asfalto, pero Castellón tiene algo, mira que siempre odié esa ciudad porque me apartó de mi pueblo cuando era pequeño, pero deportivamente hablando, siempre le he tenido un aprecio especial. Además hay un trabajo de trasfondo increíble entre organización, voluntarios, animación que es una pasada. 
Pues bién, el maratón fue genial, a ritmo constante de 5:22 durante 37 km exactos, pero por desgracia en ese punto no estaba la meta, quedaban 5000 terribles y eternos metros. No detallaré todo el sufrimiento de ese final agónico, pero sí que quiero compartir una sensación, una más que extraña y preocupante sensación que se me vino encima en esos kilómetros finales. Os puedo asegurar que por unos minutos “odie lo que estaba haciendo, no tenia ningunas ganas de seguir corriendo y llegar a meta”. Es por el cansancio pensareis, y si, por supuesto que es por eso, pero aunque no deje de correr ni un instante, mis piernas se bloquearon, las rodillas articulaban por inercia, mi cabeza pensaba “no dejes de correr, disfruta del momento”, a lo que ella misma se contestaba “ y una mierda, a tomar por culo el maratón, paraaa”. Perdonadme el vocabulario pero solo así entenderéis que esto es serio; tras cruzar la meta me preocupé, pues he llegado cansado muchas veces, he sufrido incluso más en algunas carreras, pero la sensación de “no me apetece” jamás la había tenido y, si te apasiona el running, esa sensación es más dolorosa que cualquier lesión.

Y eso no es todo, ayer, tras 10 dias de descanso salí a correr un rato y cual fue la conclusión? Que no me apetecia … así que aunque ya tenga nuevos proyectos, nuevos objetivos y nuevas animaladas para este 2015, hoy por hoy, estoy saturado de correr y solo me apetece irme a pasear por la montaña … 

Pero no nos pongamos melodramáticos, repasemos el 2014 y seguro que llegamos a la conclusión del porqué de esta situación. Ha sido un año con escaso número de carreras, pero muy muy pero que muy intensas. La primera del año fue la MaBo, que aunque me la tomé con mucha calma, esa carrera se asemeja a que te peguen dos ostias a principio de año y te duelan hasta navidad, así es la MaBo, pero aún no contento con ello, me apunté y conseguí ser finisher de la todopoderosa CSP, 118 km recorriendo pueblos de Castellón, una experiencia larga, muy larga pero que me encantó y espero poder disfrutar de muchas más de este estilo. Después vino Fredes-Pauls, no quería apuntarme, pero debido a la gran afluencia de compañeros participe y me dediqué a divertirme, sin cronos ni ostias, y así fue, me lo pasé genial. 50 km rodeado de amigos, risas, montaña y grandes momentos.

Y con esas tres despedía la temporada montañera y me empecinaba en querer hacer dos maratones para terminar el año. Zaragoza en Septiembre y Castellón en Diciembre. No era muy recomendable y sabía que sería duro, pero había sido un gran año y porque no terminarlo por todo lo alto. Un maratón es muy duro, pero no por la carrera en sí, de hecho si la preparas, puedes hasta divertirte (al menos yo lo hice durante 37 km) sino por su preparación, pues bien, hacer dos maratones ha implicado seis meses de sacrificio, entrenando 5-6 días a la semana, siguiendo un planning que te marcaba los ritmos, los tiempos, los kilómetros… con un total de más de 1.300 km recorridos, que sumados a los entrenamientos de la CSP, pues superan de buen seguro los 2.000 solo preparando tres carreras.

Todo ello me ha llevado a lo que os comentaba antes, un sobreentrenamiento o burn-out  y sentirme a día de hoy sin ganas para seguir corriendo, al menos por el momento.
Se me pasará, por supuesto, ahora vuelvo a la montaña, para mí no es tan sacrificada y por supuesto es mucho mas agradecida, así que supongo que con varias salidas por Xert tendré suficiente para volver a sentirme bien y con ganas de nuevos retos, pero es una sensación extraña la que siento a día de hoy, y quería compartirla con vosotros. 

Bueno, terminemos aquí y no nos pongamos tristes, aquí termina un año brutal, con nuevos retos conseguidos, con la experiencia increíble de la CSP y con dos mejoras de marca personal en asfalto y que además me trajo el mejor de los premios que un hijo puede recibir, el beso de una madre orgullosa y emocionada cuando me vio entrar con la camiseta dedicándole aquel maratón a ella …. Ah y por supuesto, un nuevo éxito en la Trencamoles, que casi os diría que es el reto más difícil de año pero que una vez más ha sido un exitazo.

Nada más, espero que vuelvan las ganas de correr y las de escribir, tal vez ya no sea a modo de narración de cada carrera individual, tal vez lo haga a modo genérico como hoy, no lo sé … el tiempo dirá …. 

Ya solo me queda desearos unas felices fiestas y que el 2015 este lleno de sueños cumplidos … y si eres runner, ciclista o senderista, de muchos muchos muchos kilómetros recorridos.

Ah, y no lo olvidéis … sed felices coño que la vida son dos dias !! 

30 septiembre 2014

VIII Maraton Zaragoza

"La adversidad forma parte de la vida, inevitablemente nos tropezamos con ella de vez en cuando, cuando eso sucede, lo mas importante no es la experiencia que vivimos, sino como la vivimos y lo que hacemos con ella. Cuando nada es seguro, todo es posible ..."

Han pasado muchos meses desde mi última carrera, fue en Mayo, cuando conseguí mi mayor reto en montaña, ser finisher de la CSP 115. Desde aquel momento tuve claro que el resto del año quería desconectar de la montaña y centrarme en la otra vertiente, el asfalto, evitando así la saturación y sobre todo que mi mente no buscara retos aún mas duros. Así que pronto apareció en mi mente el Maratón de Castellón en diciembre, pero antes, antes algo había que hacer, no podía estar 5 o 6 meses preparando ese maratón, me aburriría ... por ser fechas calurosas es dificil encontrar pruebas de larga distancia, al menos cerca de Xert, pero por suerte, en Septiembre, se celebraría el VIII Maratón de Zaragoza. No me lo pensé dos veces y me inscribí, aquello me obligaría a entrenar, a buscar un objetivo, un nuevo reto, 42 km de puro y duro asfalto.
Descansé 3 semanas tras la CSP y pronto empecé con el planing de entrenamiento para el maratón. El objetivo principal es bajar de 4 horas en Castellón, así que Zaragoza solamente debía ser un entrenamiento más, una tirada muy larga, pero nada de objetivos. 
Volví a mis inicios, entrenando solo, por asfalto y con mi música ...10-12 km, progresivos, series, cuestas y tiradas largas... al principio fue aburrido, un tostón de entrenamientos, que hago aquí, corriendo entre coches, me decía? Pero poco a poco empecé a entrenar por Xert, no hay llanos, pero aunque padeciera un poco mas, el terreno inestable me ayudaba a ponerme en forma nuevamente y a coger ritmo. Busqué nuevas rutas, caminos, pistas y lugares por los que no había pasado nunca o casi nunca para que me ayudara a distraerme mientras entrenaba, dia sí, dia también ...

Un maratón puede que sea duro, entrenarlo, lo es mucho mas !!!

Han sido mas de 600 km, entrenando entre 5 y 6 días a la semana, con calor, con muchisimo calor, con lluvia, pero siempre intentando hacerlo disfrutando con ello.
Un dia te tocan series, las odias, pero las haces, y terminas y al dia siguiente te das cuenta que has bajado pulsaciones, que todo aquello empieza a traducirse en cifras, en resultados positivos ... sonries, te miras las piernas, "lo vamos a conseguir" les dices ...

Si te apasiona correr, preparar un maratón puede ser maravilloso ...

Llegó el sábado previo a la cita. Laura y yo salíamos en dirección a Zaragoza después de comer, nuestro destino, el pabellón donde repartirían los dorsales y donde mis pulsaciones se dispararían por los nervios y la emoción y ya no bajarían hasta el domingo por la noche. Recogimos el dorsal, incluso los dos nos hicimos una prueba de pisada que resulto muy interesante. Después nos fuimos dirección a Cuarte de Huerva, donde nos estaban esperando Jael, Marc y un encantador Pol, que fue el mejor de los anfitriones que pudimos tener en todo el fin de semana.

Domingo, 6 de la mañana, Jael me dejó preparado un plato de pasta, con la cara aún por lavar, empiezo a masticar, mi cuerpo parece un flan, estoy temblando, he descansado y dormido pero la que se me viene encima es enorme ... además la tarde anterior estuvimos recorriendo parte del trazado con ellos y Marc me fue explicando las diferentes calles por las que transcurría la carrera. Zaragona no es de la plana, como nuestro Castellón, os lo aseguro, creeréis que soy un exagerado, pero un mísero desnivel se convierte en un kilómetro vertical cuando estás cansado, y el recorrido tenía varías sorpresas preparadas para nosotros...

Jael, Laura y yo salimos en dirección a la plaza del Pilar, Marc y Pol se unirán a ellas mas adelante. Falta practicamente una hora pero me pasa volando, caliento un poco, estiro, fotos varias y al cajón de salida. Pude encontrarme con Jorge, pero el está un peldaño por encima y le pedí que no fuéramos juntos, así nadie estiraba ni nadie frenaba y cada uno hacía su carrera, él también lo agradeció, esta carrera era especial para él y así lo hicimos.

No me voy a extender demasiado en lo que fue la carrera en sí kilómetro a kilómetro. Yo iba con mucho respecto a la distancia y con cierto miedo también. No había participado en ninguna prueba de asfalto desde hacía varios años y desde Mayo que no competía en una carrera oficial, así que intenté mantener la cabeza fría y no dejarme llevar por las emociones ...

Los primeros kilometros fueron cómodos, al no conocer el recorrido me dedico a ver la ciudad, estoy bien, el ritmo es un tanto algo pero me encuentro bien, me sorprende la velocidad de la gente, tras de mi, apenas hay 50 corredores, pero yo he venido a hacer mi maratón, da igual el resto ... Las pulsaciones son altas, pero ya no voy a luchar contra ello, en los entrenamientos he conseguido bajarlas y mucho, hoy la emoción, los nervios y que voy un poquito rápido las mantienen elevadas...
En los avituallamientos decido no tomar nada que no sea agua, llevo conmigo geles y por la experiencia de Castellón 2010 (mi primer y único maratón hasta el momento), debería ser suficiente.

Sobre el Km 11 veo a Laura, Jael, Marc y Pol, subidón de moral, saludo unos segundos y Laura me advierte de que acababan de llegar, cuando yo les había dicho que tendrían tiempo de sobra, igual voy un poco más rápido de lo que debería. Ah, se me olvidaba, antes de este punto vi una camiseta donde ponía Xiva ( y el nombre del club que no recuerdo en estos momentos), acelero, me acerco y digo "xeic, tu eres valencià?" ... "ostia, si i tu?" ... "de Xert, casi al mes amunt de Castelló" ... en Zaragoza participando en un maratón y compartiendo conversaciones en valenciano durante kilómetros, fue genial, además nos reíamos porque la gente nos miraba extrañados, normal supongo ...

Los kilómetros van pasando, llego al medio maratón, el ritmo ya ha bajado, unos kilómetros antes me armaba de heroicidad pensando que igual batía mi marca en Zaragoza, pero las horas, los kilómetros y mi insensatez fue poniendo las cosas en su sitio ... Paso por la media maratón apenas sobrepasadas las dos horas me encuentro perfectamente, -"me falta una tirada larga" me digo una y otra vez, 21 km y meta, vamos vamos, las piernas responden .... Pasan los km, los desniveles parece que aumentan y las rectas empiezan a hacerse más largas de lo que son ... 25, 26, 27 le pido a Marc que lleve a Laura al 31, esta vez puede que me encuentre con el muro y la necesitare para que me ayude a seguir ... No estoy cansado, pero el ritmo no es tan alegre, empiezo a pensar que la he fastidiado al ir tan deprisa los primero 20 km. Mientras pienso esto me analizo, estoy perfecto, nada me duele, no estoy cansado, pero lo que queda empieza a ser un mundo y no se el combustible que les quedan a mis piernas ...
Km 30, la parte física llega a su fin, como siempre me repite un gran amigo, "un marató es cames, cap i collons", las piernas habían cumplido su parte, llevarme hasta el 30 en perfecto estado, ahora le tocaba a la mente tirar del carro ... me repito una y otra vez aquello de "esto ya lo sabía y estoy preparado", "piensa en todos los entrenamientos", la familia, amigos, comentarios del facebook, animos por whatsapp ... ya no miro el paisaje, solo la zancada que voy a dar segundos después .. paso por un punto de animación, pompones, enrique iglesias de fondo, y decenas de personas gritando mi nombre, sonrío pero ya no aplaudo o les animo a que griten mas como hacía kilómetros antes, simplemente no dejo de correr ...

En el 35 vuelvo a verles, escurro una esponja que me han dado en mi cabeza y en el cuello, el dia está gris pero yo estoy empapado por la alta humedad que hay, quedan 7 y les digo que lo voy a conseguir, pero que no va a ser nada bonito lo que me queda, ya nos despedimos hasta meta ... mis ojos brillan mientras miran a Laura, como pidiendole ayuda porque se que voy a sufrir ... tres cuartos de hora, coño Jordi solo te quedan tres cuartos de hora, vamos vamos ....
Rebusco entre mi mente pero no encuentro nada, estoy vacio de pensamientos, mis piernas siguen corriendo pues son las únicas que me mantienen vivo en aquella carrera, empiezo a estar cansado ... noto como bombea el corazón por todos los músculos de las piernas. Paro unos segundos y estiro la parte trasera del muslo, han empezado los calambres ... más adelante pido a los patinadores que rocíen mis piernas de reflex, no se porqué, no es que tenga nada que me duela en exceso, pero necesito un motivo por el que continuar y pienso que con el reflex iré mejor ... 

Km 37, estoy a 5, pasamos junta a la plaza del Pilar, se oye la megafonía y se puede ver como hay gente con los brazos celebrando que ya ha llegado ... a mi me quedan 5, es hora de empezar a creerselo, hace tiempo que no miro el reloj, voy altísimo de pulsaciones y el ritmo poco importa, adelanto y me adelantan, la calle está llena de gente, pero es como correr en un desierto, no oigo nada, no veo nada, simplemente corro ... -espavila collons, vas a conseguir-ho no? pues comença disfrutar-ho!!! me vengo arriba, paso por un pasillo estrecho que ha formado la gente en una de las calles, "choco" la mano con los niños que me la tienden a mi paso, "vamos Jordi que ya es tuya" oigo ... levanto la cabeza, es una mujer mayor, no me conoce de nada y me mira con cara de admiración esbozando una enorme sonrisa, mis ojos estallan y empiezo a llorar, empiezo a creérmelo, empiezo a disfrutarlo, los últimos 3 son eternos, pero no voy a dejar de correr, corro por inercia, corro destrozado, pero corro libre, corro hacia mi objetivo, un objetivo que estoy tocando con los dedos ...

Ultimas calles, están repletas de gente, gritos, aplausos, ultimo giro, me quedan 200 mts, empiezo a celebrarlo, lanzando puñetados de rabia al aire, expulsando todo el dolor y sufrimiento fuera, Laura me entrega la bandera de l´Agrupa, se la dedico a mi padre y extiendo la bandera .... 4 horas 12 min 

Estoy desconcertado, desorientado, me colocan la medalla de finisher, cojo agua, me la tiro encima y doy saltos de alegría, de felicidad, de objetivo conseguido, de reto superado ... me reuno con Laura que se abalanza sobre mi porque sabe que lo he pasado mal, Jael no deja de llorar emocionada, Marc y Pol, miran asombrados por como ha ido toda la mañana ... es genial !!! Estoy feliz, muy muy feliz, y así se lo hago saber pidiéndoles que me lleven a un buen sitio a comer un buen plato de pasta pero esta vez con muuuchos condimentos, estoy harto de la pasta con aceite, sal y orégano solamente ....

Al principio pensé que era un mal resultado, pero en frío y analizando los datos del gps, me he dado cuenta que para mi, es un grandisimo resultado. Hace unos días comentaba que quería hacerla en 4h 15min, pero al ver el desnivel, la humedad etc decidí olvidarme del tiempo y tomarmela como un entrenamiento finalizando en 4:20 o incluso 4:30. Al final mejoré la marca prevista y físicamente estoy bien, con ganas de que pase esta semana de descanso y retomar los entrenamientos de cara a Castellón. Lo pasé mal los últimos kilómetros? si, muy mal, pero simplemente porque caí en la tentación de "voy bien, no hace falta bajar el ritmo", y mira que he leído, visto videos .. que alertaban de ello, pero pequé de inocente y de "sobrao"... E incluso me atrevería a decir que fue mas la cabeza que las piernas la que falló esos últimos 10 km, ya que ahora mismo, salvo alguna molestia las piernas no muestran ninguna molestia... Como decía al principio, la adversidad aparece cuando menos lo esperamos y lo más importante es como la combatimos y que hacemos con ella, pues bien, la combatí no dejando de correr y respecto a que voy a hacer con ella, fácil, aprender de porque me tropecé con ella y evitar que vuelva a ocurrir ... a celebrarlo: 

FINISHER II MARATON !!!

Ya me despido agradeciendo de todo corazón a Jael, Marc y al incombustible Pol que tanto Laura como yo hayamos pasado un fin de semana genial por tierras mañas y que nos hayan hecho sentir como en nuestra propia casa en todo momento, gracies familia, sou genials !!! 
A todos los que animasteis, preguntastes o simplemente me habéis felicitado o puesto me gusta a las fotografías, a mi madre, por sufrir como lo hacía antaño pero ahora desde la distancia y como no, a la que mai em falla, Laura, que a pesar de tot lo que la faig rabiar, sempre está ahí, on hi ha que estar i com hi ha que estar ... 

No se que pasará en Castellón, está demasiado cerca y es probable que el cuerpo no me permita cumplir ese objetivo de bajar de las 4 horas, pero como podéis ver, mientras alguno de los tres elementos (piernas, cabeza o cojones) diga que adelante, no me rendiré... porque lo creais o no, en el maratón de Zaragoza me lo pase de puuuuta madre !!! Adoro este deporte ....

Sed felices ....